08. ¿Qué es un Swing Trader? – El Inversor de 1 a 30 Dí­as

Ahora que conoces el trabajo del Scalper y el Daytrader, es importante que hablemos del Swing Trader. Claro que los porcentajes de rentabilidad del Scalping son llamativos y prometedores. Pero también existen otros estilos más recomendados para principiantes y que, además, cuidarán un poco más de tu psique y tu bolsillo mientras aprendes a interpretar el Lenguaje del Precio.

El Swing Trader aplica una metodologí­a de trabajo muy diferente a la del Day Trader, percibe menores niveles de estrés y adrenalina en su operativa y, evidentemente, recibe beneficios en lapsos de tiempo diferentes.

Conocer y practicar este estilo es una buena manera de acostumbrar tu mente a la dinámica de los mercados, a las reacciones mecánicas de entrada y salida y, por si fuera poco, a reconocer los patrones visuales que debes identificar en cada gráfico para realizar entradas más certeras y, por supuesto, beneficiosas.

¿Qué es el Swing Trader?

El Swing Trader es un inversor profesional que identifica una tendencia y busca su continuidad, al tiempo que aprovecha las oscilaciones que ocurren dentro de la tendencia en sí­. Es decir, el Swing Trader identifica una tendencia alcista – por ejemplo- con sus reversiones, establece sus líneas dinámicas y opera en función de la proyección de estas líneas.

Esto es aplicable tanto en tendencias alcistas como bajistas e incluso posible en momentos en que el precio se ubique en rangos. El punto es identificar los niveles que está trabajando el precio y operar en función a ellos.

Estos inversores utilizan comúnmente la temporalidad D1 y mantienen sus entradas abiertas de 1 a 30 días. Esto implica que sus beneficios son percibidos dentro de ese rango de tiempo. Siendo lo que se llamaría tradicionalmente “inversor a mediano plazo”.

Este estilo conlleva gastos mayores en comisiones y riesgos diferentes al Scalper. Por ejemplo, el dejar una operación abierta de un dí­a para otro no solo expone el capital del trader a la posibilidad de un GAP que lo saque del mercado, sino que suma comisiones extras (Swaps) que deben ser tomadas en cuenta a la hora de gestionar su capital.

Tipos de Swing Trader

Existen en sí­ dos tipos de Swing Trading que se diferencian según el lugar de la tendencia en que se esté operando. Claro, lo ideal es que un Swing Trader profesional tenga la capacidad de utilizar este estilo en diferentes lugares de la tendencia y conseguir beneficios en cualquier temporalidad.

Tenemos entonces el Swing Trading aplicado en tendencias, y otro que es aplicado dentro de rangos. Ambos deben establecer los niveles que está trabajando el precio, uno lo hace con lí­neas horizontales y el otro con líneas dinámicas.

El primero marca el canal -ya sea alcista o bajista- que está trabajando la tendencia y, con esas líneas establece los puntos en que debería rebotar el precio para entrar y salir del mercado en el mejor momento. El segundo, luego de ubicar el rango, conoce del mismo modo los puntos que deberí­a alcanzar el precio y que representan una buena oportunidad de entrada.

Ambos, por supuesto, utilizan otras herramientas y estrategias más allá de las lí­neas. Simplemente hacemos la diferenciación porque, si bien coinciden precisamente en esperar la continuidad de la fase tendencial en que están invirtiendo, los dos se aplican en diferentes fases del precio.

Rentabilidad en el Swing trading

Entonces, sabemos que se trata de un trader que obtiene ganancias en días o incluso semanas o meses. Lo cierto es que el Swing Trader convencional suele percibir beneficios en menos de 30 dí­as. Pero esto también depende de las temporalidades en que invierta.

Me explico: este estilo “tradicionalmente” opera en temporalidad 1D, pero su operativa de buscar los rebotes del precio entre dos líneas, es perfectamente aplicable en otras temporalidades. Así­, un Swing Trader puede aplicar su estrategia en temporalidades menores acelerando el tiempo en que percibe resultados, o incrementar la espera invirtiendo en Mensual. Todo depende del inversor en cuestión.

Al igual que el Scalper, este estilo tiene como objetivo alcanzar una rentabilidad que oscile entre el 3 y el 10% mensual. Restándole por supuesto las comisiones extra por dejar operaciones abiertas durante la noche y fines de semana.

Por otra parte, toma en cuenta que esas ganancias estarán más directamente vinculadas a la gestión de capital y de riesgo aplicada, que al estilo o temporalidad escogida.

Además, la dedicación y el estilo del Swing Trader es un tanto diferente, lo que permite que muchos iniciados comiencen probando este estilo sin necesidad de soltar del todo su trabajo convencional de tiempo completo o el estilo de vida que acostumbran.

Rutina de trabajo del Swing Trader

Para empezar, recordemos que el Swing Trader se enfoca en buscar los puntos de oscilación del precio y es, precisamente en estos puntos en que consigue sus ganancias. Además, este estilo no requiere una rutina de trabajo tan forzada como el Scalper. Sin embargo, a la hora de invertir en los mercados, la claridad mental y disciplina son fundamentales, incluso más que el capital inicial.

El Swing Trading solo requiere un par de horas por semana frente a la pantalla para ser efectivo, pero esto no excluye la necesidad de una rutina previa que te prepare mentalmente para una sabia toma de decisiones.

Este “previo” a invertir, puede considerarse igual para todos los estilos (meditación, actividad física, orden en el entorno, y ¡a trabajar!). Además, aunque se trate solo de un par de horas, lo más recomendable es trabajar siempre las mismas horas.

Es decir, si solo dedicarás a tu operativa quince horas por semana y decides hacerlo todos los días en la tarde, entonces aparta SIEMPRE las mismas horas para esta actividad. Si serán tan solo dos horas al dí­a, tres veces por semana, perfecto. Pero siempre respeta tu horario y evita cualquier distracción. Que estas horas sean sagradas para ti.

Ya listo para invertir y luego de haber repasado los fundamentales, el Swing Trader revisa sus operaciones abiertas, ajusta las líneas necesarias, actualiza los Stop-Loss, examina temporalidades menores y busca nuevas oportunidades dentro de los mercados.

Este estilo se centra en canales o rangos, así con ayuda de estas lí­neas y utilizando algunos puntos históricos importantes, es posible predecir en qué punto rebotará el precio para trabajar en función a ello.

Factores importantes en la operativa del Swing Trader

El análisis técnico y fundamental debe tomarse en cuenta en cualquier operativa, ya sea en mayor o menor medida. En primer lugar, la publicación de fundamentales crea momentos de incertidumbre que descontrolan el precio por breves -pero caóticos- instantes.

En segundo lugar, si bien no todas las metodologías usan -o abusan-  de indicadores y líneas, es necesario siquiera saber en qué lugar del ciclo se encuentra el precio, y esto se sabe con análisis técnico.

Algunos Swing Traders utilizan figuras chartistas para su operativa, otros solo canales y rangos, y otros simplemente buscan banderines a lo largo del historial del precio. Del mismo modo, aquellos inversionistas que utilicen este estilo para invertir en acciones deben estar al tanto de los fundamentales de sus activos. Mientras, los que operan solo con divisas se limitan a estar fuera durante eventos importantes.

Indistintamente del estilo de trabajo del Swing, siempre es necesario buscar activos con liquidez y volumen. La lógica dice que no puedes esperar grandes ganancias en un mercado estancado. Pero en general, estos inversores operan con divisas, CFD’s, Commodities y hasta criptos.

Ventajas

  • Este es un estilo más tranquilo, menos exigente y con niveles de estrés mucho menores.
  • Los Swing Traders tienen tiempo para analizar con la cabeza frí­a cada movimiento. Y por tanto, probar con más calma cada estrategia.
  • Utilizar la fragmentación de una tendencia, puede resultar en mayores ganancias y, de manera constante, aprovechar al máximo tendencias largas.
  • Posibilidad de analizar cualquier cantidad de mercados e instrumentos.
  • Con una implementación inteligente y buena gestión del SL, se reducen al mínimo las pérdidas.
  • No es tan necesario el uso de apalancamientos arriesgados.

Desventajas

  • Requiere un gran nivel de desapego para dejar fluir las operaciones sin caer en ansiedad.
  • Implica mayores gastos por comisiones Swap que deben ser tomados en cuenta para una buena gestión de capital.
  • Existe el riesgo de enfrentarse a “gaps” del mercado que podrí­an o no ser perjudiciales en la operativa.
  • Toma un poco más tiempo percibir beneficios.

Este es el estilo más recomendado para iniciados, ya que el compromiso y control emocional son mucho menos exigentes que en otros casos. Además, utilizando la fragmentación de las tendencias, un Swing Trader profesional puede aumentar sus oportunidades de ganar, su experiencia y, por supuesto, mejorar su habilidad para encontrar patrones útiles en diferentes temporalidades.

En general, el trading es una actividad que requiere paciencia y disciplina. Si esperas obtener resultados de un día para otro, mejor busca una lotería. Invertir en los mercados requiere calma, una buena estrategia y una gran capacidad visual para detectar no solo patrones, sino los mejores momentos de entrada y salida.

Recuerda que este es un trabajo que haces por ti, y eres el único que puede garantizar tus resultados. En el siguiente post hablaremos precisamente sobre la psicologí­a de los traders exitosos y cómo prepararte para formar parte del mercado financiero, aprovechando al máximo cada entrada, aprendiendo en el camino y siempre, disfrutando el proceso.

Scroll al inicio