06. ¿Qué es un Trader Profesional & Cuánto Gana?

Ya sabiendo los conceptos básicos del trading online y las estrategias utilizadas por los profesionales, debes estar realmente emocionado por comenzar. Pero antes de dejar atrás los simuladores y mientras preparas tu estrategia y nuevo estilo de trabajo; es momento de romper otro mito y aclarar qué es realmente un trader profesional y cuánto gana.

Nuevamente debo insistir, el trader no se hace de la noche a la mañana, y los millonarios tampoco. Siempre conseguirás páginas de internet con métodos fantásticos de trading para hacerte rico en un dos por tres, pero a esas ¡húyeles!

Primero, terminemos de aclarar en qué consiste el rol del trader, veamos cuánto gana y cuánto arriesga según su estilo; para finalmente, mostrarte tu futuro en este mundo -si te atreves a practicar, estudiar y seguir los pasos de los maestros con disciplina y mucha, pero mucha constancia-.

El trader profesional

En otras publicaciones, mencionamos que el trading y las apuestas NO son lo mismo. Espero que esté claro a estas alturas. Entonces, ¿es un trader un apostador de nivel? ¡NO!

El trader es un profesional que se dedica al estudio de los mercados financieros, el comportamiento de los precios y la dinámica del mercado. En base a esos estudios, establece el mejor momento de entrada y salida para cada operación.

Un trader profesional puede anticiparse al precio de un activo porque conoce los ciclos del mercado y el lenguaje del precio. También sabe cómo aplicar de forma exitosa una metodologí­a lógica y funcional al estudio del precio de cada activo.

Además, son personas con una psicologí­a preparada para reaccionar a los cambios del mercado de manera instintiva y no emocional. Y que pueden establecer en base a diferentes datos cuál activo es más prometedor para una entrada en largo.

Trader de firma vs. Trader independiente

Estos profesionales pueden trabajar de manera independiente como inversionistas al detalle, o colaborar con una firma financiera y devengar un salario o un saldo en comisiones por sus operaciones exitosas.

Por un lado, el trader que trabaja para una firma puede ganar en promedio unos 60 mil dólares anuales -superando los 100 mil en compañías importantes-. Esto depende claro de su posición en la empresa, rango de éxito, condiciones de contrato y posibles comisiones.

Por otro lado, las ganancias del trader independiente dependen de sí­ mismo. De su capital inicial, el estilo que utilice, la frecuencia con que opere, si aplica o no apalancamientos. Y por supuesto, su gestión de riesgos y buena administración de los gastos que afecten su operativa.

Con el boom del trading, algunas universidades han comenzado a ofrecer diplomados o formaciones cortas para certificar traders profesionales. Y algunos de los inversores más exitosos de grandes instituciones financieras cuentan con titulaciones en finanzas, economí­a, comercio y demás. Sin embargo, tú puedes convertirte en trader profesional superando las etapas de analista y operador con mucha práctica y disciplina.

Esto no implica que podrás llegar a ganar millones dedicándote a ver videos en YouTube. Lo ideal es que aprendas de otros profesionales que ya hicieron el trabajo pesado; y que además, cuentan con una estrategia que puede guiar tu camino a lo largo de esta profesión.

El Trader profesional. Ganancias, retornos, estilos y especies

Entonces, tenemos al inversor independiente y al que trabaja para alguna institución financiera. Pero también, existen diferentes tipos de trading clasificados básicamente según el tiempo de retorno o la duración de las operaciones. Estos tres tipos de inversionista son: a corto, mediano y largo plazo.

Recuerda que el tiempo de retorno es el lapso de tiempo en que un inversor espera ver los beneficios de su operativa; y que a su vez, suele depender de la temporalidad que utilice para operar. Es decir, según la temporalidad escogida, se perciben beneficios en horas, dí­as, semanas, meses o incluso años.

Pero ojo que esto no es un facto excluyente y pueden existir inversores de largo plazo que operen temporalidades menores y viceversa.

En este sentido, existen 3 tipos de inversores:

A corto plazo

Los inversores a corto plazo dedican mínimo una hora diaria a su operativa o, en algunos casos, consideran el trading su trabajo de tiempo completo. Las órdenes de estos inversionistas duran de 1 a 30 dí­as abiertas, consiguiendo beneficios en periodos menores al mes. Tradicionalmente, en este grupo entran el Daytrading y el Scalping.

A mediano plazo

Estos inversores dedican como mínimo una hora semanal a sus operativa y, sus posiciones duran entre 1 mes y 1 año abiertas. Es decir, los inversionistas a mediano plazo perciben beneficios luego de 1 a 12 meses de haber entrado en el mercado. Aquí­, podemos considerar el Swing trading como estilo tradicional.

A largo plazo

Los inversionistas a largo plazo pueden considerar el trading como ingreso fijo de trabajo o utilizarlo como un ingreso adicional. Esto se debe a que su estilo de trabajo no requiere demasiado tiempo frente al monitor. Las entradas de estos inversionistas cierran entre 1 y 5 años después de abiertas, y ellos suelen dedicarle mí­nimo una hora al mes a esta actividad. En esta temporalidad suele encontrarse el Seguidor de Tendencias.

En la siguiente tabla, encontrarás algunos ejemplos de porcentajes de rentabilidad/riesgo reales de traders profesionales que operan en Darwinex:

A parte de los ya mencionados, existen también 3 estilos de trading que se diferencian según el lugar de la tendencia en que se base la operativa. Además de los niveles de riesgo, rutina de trabajo, capital inicial, metodologí­a aplicada y tipo de activo comerciado. Sin embargo, aquí la duración las órdenes depende de cada operador.

Estos son el Scalping, el Seguimiento de Tendencias y el Swing Trading, y pueden o no aferrarse a las temporalidades mencionadas anteriormente.

Seguimiento de tendencia

Busca sacar el mayor provecho de la tendencia en curso entrando al inicio y estableciendo -y posteriormente, reubicando- el Stop-Loss cerca de líneas importantes. De este modo, en cierto punto la orden podrí­a cerrar con ganancias aun si el precio mostrara un retroceso.

Comúnmente, este trader invierte en tendencias mayores, y cierra sus operaciones entre 1 y 5 años después de abiertas; basando sus entradas en análisis técnico, análisis fundamental, o una combinación de ambos. Además, dedica a su operativa solo un par de horas al mes, por tanto, es recomendada para iniciados que tengan otras ocupaciones en agenda.

¡Eso sí­! incluso cuando lo “común” es aplicar este estilo en temporalidad mensual, también es posible utilizarla para el seguimiento de tendencias micro o en temporalidades pequeñas.

Swing trading

Por lo general, este estilo es utilizado para operaciones en diario (D1), y consiste en esperar la continuidad de la tendencia en curso o simplemente, la continuidad del movimiento anterior.

Este también es un buen estilo para iniciados, ya que el tiempo de dedicación ronda sesiones de 1 hora semanal. Para este tipo de inversión se utiliza mayormente el análisis técnico, aunque sin dejar del todo apartado los fundamentales.

Scalping

Este estilo suele usarse comúnmente en temporalidades menores (M1-M5). Consiste en realizar entradas cortas, es decir, entrar en una vela y salir en la siguiente de manera sucesiva hasta el final de la tendencia en curso.

Debido al tiempo de cierre -y la adrenalina inicial que produce esta actividad -, es poco recomendable comenzar con este estilo. Iniciar con los otros e ir bajando en temporalidades es una buena manera de crear la psicología necesaria para prepararse para Scalping.

Hablemos de números

En promedio, el trader de seguimiento de tendencias obtiene entre el 5 y 10% de rentabilidad anual. Esto implica que, si su capital inicial era $50.000 y cerró el año con 7%, su ganancia serí­a de $3.500. Claro, esto depende de los apalancamientos que haya utilizado.

En cambio, el Swing y el Scalper aspiran entre 3 y 10% de rendimiento mensual. Digamos que comienza con el mismo capital ($50.000) y consigue un rendimiento promedio de 5%. Esto sería igual a $2.500 al mes, o $30.000 al cierre del año.

En sí­, un trader profesional puede hacer scalping en temporalidades menores, o aplicarlo en un gráfico mensual. Del mismo modo que un inversor a largo plazo puede centrar su operativa en temporalidades mayores, u operar en minutos.

Tu realidad como iniciado

Elegir tu estilo de trading es un proceso que debes hacer tomando en cuenta: tu experiencia, capital, tiempo disponible para dedicarle a tu operativa y personalidad. En base a esto, podrás calcular tus posibles escenarios como trader profesional.

En cuanto a tus ganancias, considera que al principio puedes aspirar a un 2 o 5% anual mientras creas y pruebas tu estrategia. Calcula ese porcentaje en función de tu capital inicial y tendrás una idea de tus posibles beneficios.

Recuerda que un trader profesional exitoso es aquel que puede integrar varios estilos y operar en temporalidades mayores a las que acostumbra; cerrando en verde la mayorí­a de sus operaciones. Ya bajar de temporalidad, es otra historia. Además, tu metodología y capacidad para identificar las dinámicas del precio serán tu mayor garantía de rentabilidad.

La clave del trading recae en la consistencia y auto-observación. Si un estilo no te funciona, antes de rendirte, cambiar a otro o abandonar; revisa tu estrategia, busca la falla, corrí­gela y prueba de nuevo.

Aprende a integrar todos los estilos y crea una estrategia sólida que funcione en cualquier temporalidad de manera exitosa. De este modo, estarás un paso por delante del operador promedio. Así­ podrás sobrevivir a la dinámica del mercado sin quedar fuera y obteniendo siempre buenos resultados.

Quédate con nosotros para que conozcas más a fondo cada estilo y puedas elegir sabiamente tu siguiente paso en tu camino para convertirte en un trader profesional.

¿Qué es un Trader?

Que es un Trader

Un Trader es una persona que utiliza sus conocimientos sobre los mercados para realizar dos acciones: Comprar barato y vender caro, o aunque cueste de creer, vender caro (algo que físicamente no posees) y comprar barato en los mercados financieros, tales como derivados, acciones, materias primas, bonos…

Un Trader siempre necesita a un Bróker, ya que es quién va a permitir ejecutar las órdenes en el mercado. Si te interesa te recomiendo leer acerca de Brókers en el artículo ¿Qué es un Broker y por qué nos interesa saberlo?.

Habitualmente suele haber mucha confusión sobre dónde trabaja un Trader, con qué dinero, se confunde el termino Trader con Bróker, por lo que voy a intentar darte unas pinceladas por si tienes alguna de estas dudas.

¿Con qué dinero trabaja un Trader?

Depende. El Trader puede usar su propio dinero para invertir en los mercados bursátiles, simplemente tiene que darse de alta en un Bróker, y este le facilitará una plataforma donde pueda visualizar los gráficos de los distintos mercados proporcionados por el mismo. A través de esta plataforma el Trader podrá ejecutar órdenes de compra o venta que serán procesadas por el mismo Bróker.

Por otro lado, como en cualquier negocio, en el Trading cada uno va a tener sus propias ambiciones. Evidentemente con una cuenta personal es mucho más complicado obtener grandes ganancias, por lo que otra opción es colaborar con alguna entidad financiera que trabaje en la bolsa de valores. En este caso el Trader y la entidad van a tener un acuerdo por el que en función de la rentabilidad del mismo se le pagará un porcentaje de los beneficios generados.

¿Qué tipos de Traders hay?

Invertir en bolsa no es sencillo, requiere formación, mucho trabajo y disciplina. En este caso vamos a centrarnos en un Trader  de ForEx ya que es un mercado que está abierto las 24 horas del día excepto el fin de semana. Si quieres informarte sobre ForEx te recomiendo el artículo ¿Qué es el ForEx?. Podríamos decir que el tipo de Trader  que decidas ser va directamente relacionado con el tiempo que puedas y quieras dedicarle, el capital que dispongas y el marco temporal con el que vas a trabajar:

  • Scalper: Consiste en abrir posiciones que pueden durar segundos o pocos minutos, buscando recorridos muy cortos. Se trabaja con la temporalidad mas baja y se abren muchas operaciones en pocas horas.
  • Day Trader: Normalmente trabaja en alguna de las 3 sesiones (Europa, América o Asia) y lo hace de 2 hasta 8 horas al día abriendo posiciones cortas que pueden durar desde minutos hasta algunas horas.
  • Swing Trader: Si tienes un trabajo y dependes de él, esta es tu mejor opción. Esta operativa no requiere estar enganchado a un ordenador varias horas, sino que con revisar el mercado 2-3 veces al día es suficiente. Las posiciones pueden durar desde algunas horas hasta semanas.
  • Inversor o long term Trader: Acostumbran a ser Traders con experiencia que disponen de grandes capitales para gestionar. En el mercado ForEx este tipo de inversiones pueden durar desde semanas hasta varios meses y el tiempo de dedicación podría ser de una vez por semana o incluso una vez al mes.
Scroll al inicio