ADR: Manual para Morderse el Codo

Morderse el Codo

Cómo Morderse el Codo?

La inclinación natural del 98% es hacer todo lo opuesto a las cosas que nos permiten ganar en la especulación, como por ejemplo querer perseguir el ADR (Average Daily Range), traducido como el Rango Promedio Diario, o la cantidad de pips de mínimo a máximo que un par cualquiera oscila en 24 horas.

Querer atrapar el ADR es como querer morderse el codo.

Si observas la imagen notarás que es posible hacerlo, pero probablemente lo hubieras intentado de la manera opuesta. En la especulación es lo mismo, todo el que conoce el ADR por primera vez, quiere utilizarlo de la manera contraria.

Malas Prácticas con el ADR

Lo primero que se nos ocurre en el intradia es querer vender un par alcista porque ya “cumplió” con su ADR y debe caer. Lo segundo que se nos ocurre es tomar beneficios porque el par ya ha agotado su ADR por el día de hoy.

En realidad, todo esto es una gran ilusión. No me voy a meter en cálculos complejos, campanas de Bell y demás yerbas aromáticas para mantener esto simple, como debe de ser, pero igual pudiéramos filosofar durante horas para demostrar matemáticamente la ilusión del ADR a largo plazo.

Volviendo a lo simple, efectivo y con sentido común, sabemos que el ADR al ser un promedio, siempre varía cada día y muy raras veces el ADR de un mes es similar al siguiente.

Yo me he tomado la molestia de analizar 40 años de data en la mayoría de los pares y el resultado de cada año es muy similar a esta foto del EurUsd en el 2014.

ADR

De esta foto sacamos tres buenas variables:

TD: días tendenciales, no hay más de 6 días tendenciales en un mes, en todo el año. El 80% del tiempo los días son de rango. Yo considero un día tendencial como aquel que su apertura está en el 20% de un extremo de su rango y su cierre está en el 20% del extremo opuesto de su rango.

ADR: rango promedio diario, una variable totalmente dinámica para mantener el negocio de la especulación siempre a favor de la “casa”. Sólo los meses de Noviembre y Diciembre presentaron un ADR similar.

AHLR: rango promedio de las velas de H1 durante la sesión completa de Londres. No hay dos meses similares consecutivos, lo que responde a la noción de porqué el intradía es tan complicado.

Esto quiere decir que el cálculo del ADR que estamos utilizando para operar hoy, contiene data hasta ayer, por ende el ADR de hoy será distinto. Es como un perro queriendo morder su propia cola.

Buenas Prácticas con el ADR

Hay muchas. Mi favorita es identificar cuando los especialistas están reventando un par en términos de ADR.

Si utilizamos alguna herramienta que nos dibuje la curva dinámica del ADR a través del tiempo, codificadas como “bandas” alrededor del precio, pudiéramos identificar de manera visual los momentos en el que un par está siendo sometido a un incremento sustancial de su ADR.

Y de nuevo pudiéramos meter la pata y pensar que, si un par está duplicando su ADR con respecto a su valor histórico, entonces sería más atractivo de operar, sobre todo en intradia.

Negativo, todo lo contrario. Cuando los especialistas rompen las reglas en un par es porque hay mucho dinero involucrado en ese producto, o porque se han metido en una posición de desventaja y tienen que recurrir a una “jugada sucia”, violar las reglas y recuperar lo perdido.

Las regulaciones obligan a los especialistas a mantener los pares de divisas bajo un tope de oscilación diaria y semanal. Para el diario el rango debe ser menor a 2-3% de la cotización, y para el semanal el rango debe ser menor a 3-4 ADR.

Por eso, cuando ocurre un gran movimiento, observamos un bombardeo de los medios de comunicación intentando justificarlo con alguna historia banal. Es una especie como de “lavarse las manos”.

Volviendo a nuestra buena práctica del ADR, ponemos la imagen del EurCad…

adr-eurcad

Los tres cuadros amarillos nos señalan los momentos donde este par experimentó un aumento considerable de su ADR. Las bandas están separadas exactamente a 3.0 ADR y vemos lo bien que se respetan por ser parte de la regulación de los especialistas. También queda comprobado que el ADR es una variable dinámica que cambia constantemente.

No es recomendable operar cuando el par está atravesando por uno de estos eventos de ampliación del ADR, sencillamente porque los movimientos son de rangos y usualmente en forma de megáfono o triángulo invertido, una formación muy complicada de operar y en donde es obvio que están pillando a la gran mayoría.

Lo más inteligente sería esperar a que terminen estos eventos para operar este par.

La Belleza del Lenguaje

Si entiendes el Lenguaje del Precio, el ADR es una variable totalmente irrelevante para el intradia.

De hecho si entiendes el Lenguaje a fondo y en su totalidad, no te importaría mucho el intradia para ganar 15 pips o revertir un ADR, utilizarías el intradia como una táctica para posicionarte y dejarías de trabajar para para cubrir spreads y pagar comisiones y hacer rico a tu Broker y a los especialistas.

El precio no gira porque el ADR se haya “cumplido”. El precio gira porque hay obstáculos, que puedes identificar con alta precisión interpretando el Lenguaje del Precio.

La variación constante del ADR es una de las maniobras básicas de los especialistas para quebrar sistemas neurales, de co-integración, “pairs-trading”, etc. Es normal ver a genios ganadores de premios Nobel burlarse del mercado por unos años para luego terminar perdiendo 4 mil millones de dólares, como el famoso caso de LTCM.

Desde que inicié a especular en el año 2,000, he probado una extensa variedad de metodologías, algunas buenas y otras no tan buenas. Pero ninguna supera al Lenguaje del Precio en términos de fiabilidad y estabilidad en el tiempo.

El lenguaje funcionaba hace 200 años, funciona hoy y funcionará dentro de 200 años.

Y me atrevo a decir que seguirá funcionando mientras el ser humano siga siendo un ser emocional e irracional. Decir que el lenguaje pasó de moda, que es obsoleto, anticuado, o que ya no funciona, sería lo mismo que decir…

“el miedo pasó de moda y como ya no funciona en el siglo 21, ahora tenemos un algoritmo neural para eso”.

Con el ADR, las correlaciones, la fuerza relativa, los crash, nivel 3 de cotización, y muchas otras variables que entendemos y utilizamos en el Lenguaje del Precio, los especialistas tienen suficientes herramientas para seguir manipulando la irracionalidad de los seres emocionales que participan ingenuamente en este negocio pensando que es un libre mercado.


Por favor compartir: